Los gritos del pajaro maldito.

Sus gritos siempre llamaban la atención.

Pero no eran gritos de ayuda.

Eran gritos de drama.

Gritos para llamar la atención.

 

Cada vez que gritaba sus plumas se levantaban.

Mostrando colores que nadie podía comprender.

Su pico se abría al máximo mostrando sus dientes filosos

Que estaban listos para lastimar a su presa.

 

Y sus presas siempre eran deliciosas.

Con sus gritos llegaban tranquilos hacia ella.

Pensando que ella estaba lastimada.

Su grito lleno de llanto.

Pero cuando llegaban.

Ella sonreía y los devoraba.

 

Al final reía.

De tan solo pensar.

Que ellos como bobos llegaban.

Pensando en ayudarla.

Y ella los comía sin dudarlo.

 

Partiéndoles huesos con sus dientes.

Comiendo la carne.

Sintiendo la sangre contra su lengua.

 

Era delicioso.

Era delicioso comer sus ilusiones.

Era delicioso.

Terminar con sus vidas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s