La espera.

 

La espera se hace eterna.

¿Cuándo vendrás?

¿Cuándo enloquecerás pensando en mí?

Yo ya enloquecí pensándote.

 

Tu voz me atormenta en mis sueños.

Tus manos estrujan mi corazón en mis siestas.

No sé cómo controlar mi inconsciente.

 

No estoy atrapada en una torre.

Ningún dragón me tiene prisionera.

Pero tú no vienes.

 

Y yo espero.

Aunque sea un mensaje.

Aunque sea una señal.

De que me piensas.

 

Que tonta soy.

¿No?

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s