Voz alta.

 

Todos dan su opinión.

En voz alta.

Casi gritando.

No los entiendo.

Porque no puedo escucharlos.

 

Son tantos gritos.

Me duele la cabeza.

Se tropiezan.

Con sus propias palabras.

¿Acaso no aprenden?

No puedo escucharlos.

 

Me quedo en silencio.

Me quedo sentada.

Viendo cómo se apuñalan.

Con frases hirientes.

No vale la pena.

Hablarles si quiera.

 

Todos tienen algo que decir.

Todos tienen algo que criticar.

Sus gargantas no se cansan.

Y lo gracioso.

Es que creen tener la razón.

Solo porque gritan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s