Mi Tucumán querido.

 

Donde todo el año hace calor, donde estamos acostumbrados a hablar mal. Y así nos entendemos, donde los sanguches de milanesa son una exquisitez que todos pueden disfrutar y apreciar.

Donde la pobreza es alta, pero siempre hay solidaridad. Donde las tragedias son sufridas por todos, porque todos nos conocemos. Pueblo chico, infierno grande, dice el dicho. Y sí que es cierto. Todos sabemos los secretos de todos, pero fingimos no saberlos con una sonrisa.

A veces deseo haber nacido en otro lugar, otros días no me veo viviendo en otro lugar que no sea Tucumán. Nací en Tucumán, y quizás muera aquí con una hoja de papel en mano.

Y la frase: “juro que siempre quise escapar de aquí” escrita con mi letra que nadie entiende.

Eres como un amigo del que estoy cansada, pero al que amo con todo mi corazón.  Conozco tus calles, tus lugares prohibidos,  y odio tener que ir con cuidado.

Pero aun así disfruto caminar por la plaza Urquiza con las hojas cayendo en un baile erótico. Porque allí siempre hay gente, entonces está permitido distraerse del peligro de tus calles.

Todos hablan de política, de ladrones, de héroes en armaduras brillantes que nos convertirán en Buenos Aires. O de pañuelos que prometen liberar de una vez por todas a las mujeres del machismo.

Pero yo sé que todo eso es imposible,  no hay ningún héroe, lamentablemente estamos solos y juntos en una lucha, que vamos perdiendo hace rato.

Aun así te amo, Tucumán, solo tu gente me entiende. Tus lagrimas son las mías.

 

2 respuestas a “Mi Tucumán querido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s