Las almas que no llegan al cielo pero no tocan el infierno.


Esas almas no escuchan la voz de su Dios claramente.

Pero escuchan los rezos de los mortales.

Pidiéndoles.

Que sigan el camino de su Dios.

Caminan por campos de flores rojas.

Las espinas cortan su piel.

Haciéndoles saber.

Que ellos pecaron.

Pero los rezos de los mortales  curan las heridas.

Haciéndoles saber.

Que pronto llegaran al cielo.

El cielo está al final del camino de rosas blancas.

Que solo pueden ver.

Aquellos que saben escuchar.

Las plegarias de los mortales.

Y aquel bajo, suspiro de su Dios, que dice.

¿Qué estas esperando para llegar a casa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s