La vela de la vida.

Quizás todo sucedió porque el mundo se desmorona así de fácil, como una casa de naipes que recibe un suspiro. En este caso bastaron dos disparos y una pared. La vida de Marcos Daniel Saez se desvaneció como una vela en medio de una noche, solo que esta fue apagada dos veces. Como si con el primer soplido no fuera suficiente.

En la tele mostraban a una joven, esposa de marcos, y un grupo de personas detrás de ella sosteniendo carteles que pedían justicia.  Los carteles tenían las fotos de Marcos, sonriente sosteniendo a su hijo, y solo, simplemente mirando a la cámara con una sonrisa.

—¿Cómo murió?—Preguntó el mozo,  dejando la bandeja sobre la mesada para que los  asistentes del chef  la limpiaran.

—Choco contra una pared—Respondió su compañero que estaba poniendo las tazas de café sobre otra bandeja, luego  la levanto y camino entre las mesas hasta aquella donde habían hecho el pedido.

—No fue así—Corrigió el chef, quien saco la cabeza desde la ventana  que separa la cocina de la mesada del bar, apuntando a la tele mientras miraba al mozo, para continuar hablando: — Es sobrino de  una amiga mía, a ese chico le metieron dos tiros por la espalda, en un asalto, le querían robar la moto. Por los dos disparos que le metieron  perdió sangre y choco contra la pared.

—Pobre chico— Murmuró el mozo, negando con la cabeza para tomar la bandeja limpia e ir a una mesa que acababa de ser ocupada.

Allí una pareja joven  con los rostros pálidos y ojos vacíos conversaba. Cintas con tarjetas rodeaban sus cuellos, tenían sus nombres y fotos grabadas en ellas,  cayendo sobre sus pechos. Ambos acababan de salir del call center , donde trabajaban, para tomar un descanso.

—No puedo creer que Marcos se fue—Dijo el joven, de piel morena y cabello teñido de azul.

—Pobre Cali, no me imagino su dolor, si nosotros estamos agobiados por este, ella…—No pudo continuar la frase, porque el dolor que la muerte de Marcos provocaba en ella empezó a ahorcarla con unas cadenas pesadas, haciendo que le faltara el aire.

Su pareja coloco su mano sobre la de ella, acariciando sus nudillos, ella no pudo evitar mirarlo con ternura ante el contacto.

—Marcos sigue con nosotros, solo no está en ese cuerpo que vimos en el sepelio, tomo otra forma. Esta con Cali y Valentino, cuidándolos. Estoy seguro.

La joven asintió y miro por la ventana del bar.

Marcos se había ido, todavía podía imaginarlo caminando por los pasillos de los cubículos del call center, haciendo su trabajo de supervisor con una sonrisa pero con seriedad al mismo tiempo.  A la salida del trabajo iban a tomar algo, si el tiempo era suficiente. El joven siempre hablaba de Valentino , de cómo era igual a él físicamente, de cómo con una sonrisa levantaba todo ambiente triste. Hablaba sobre Cali, de cómo con sus errores y virtudes, ella lo amaba. Como aunque no llevaba un anillo en su dedo era su esposa.

Quizás eso era lo que dolía mas, saber que Marcos amo a Cali, de verdad. No el amor de hoy en día donde las parejas se dicen te amo y ya está, donde ese te amo va  y viene como una moneda de 50 centavos. Marcos y Cali eran amor juntos, y ese amor trajo a Valentino.

Y en ese momento ella se dio cuenta de que estaba hablando de su amigo en pasado. Miro por la ventana, vio las personas caminar por la 25 de mayo, sonrientes, con los ojos brillantes llenos de picardía y calor. La vida de Marcos había terminado, pero las vidas de los demás seguían como si nada. Ellos caminaban inocentemente, sin darse cuenta de que sus vidas son como velas.

En cualquier momento alguien sopla, y todo se apaga.

Notas de la autora: Marcos Saez era mi primo. Debido a su fallecimiento, en un asalto, decidí tomarme un tiempo fuera del blog.

Un comentario sobre “La vela de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s