Writing about you: Capítulo once.


El tiempo paso con citas al cine, donde Peter le compraba dos baldes de pochoclos solo para ella. Que terminaban en el suelo ya que siempre veían películas de miedo, y en cada jumpscare ella saltaba en el asiento y tiraba todo. Pero luego Peter la abrazaba y besaba sus mejillas.

Iban al museo, donde Peter le mostraba todas las pinturas más interesantes y le pedía sus opiniones al respecto. Cuando no coincidían entraban en discusiones sin levantar la voz donde intercambiaban ideas. Al final terminaban saliendo de la mano y besándose en el camino.

El tercer lugar favorito de ambos era un barcito a la vuelta de la casa de Peter, donde servían platos veganos y gluten free. Allí conversaban sobre todo tipo de temas o simplemente se tomaban las manos y se miraban a los ojos.

Así dos meses pasaron volando, entre citas besos y noches acaloradas donde los cuerpos de ambos se unían deseando jamás separarse.  Actualmente ambos estaban disfrutando de la mañana, ella apoyando su cabeza en el pecho del chico, con sus dedos tratando las pecas en su piel. Él de vez en cuando dejando besitos en la corinilla de la chica.

El sonido de alguien tocando el timbre del apartamento hizo que se separaran y se miraran con una sonrisa. Estaban en el apartamento de Valeria, era común para ambos ser interrumpidoS por Gustavo, quien ahora había aprendido a tocar la puerta,  y siempre llegaba con helado y una película nueva para ver. La castaña interpretaba que esta era su manera de hacerse amigo de Peter y no ser separados por la nueva relación de la chica.

—Me pondré los boxers e iré a abrir la puerta—Dijo el rubio, antes de besar los labios de su novia y levantarse de la cama para buscar en el piso de la habitación su ropa interior.

Valeria evito mirarlo, dos meses habían pasado y aun no estaba acostumbrada a verlo desnudo caminando por la casa.  Mientras miraba la ventana de la habitación escucho los pasos de Peter que se alejaba de la habitación para ir a recibir a Gustavo.

La castaña se levantó de la cama, totalmente desnuda y tomo el vestido que había dejado perfectamente doblado en la silla de su tocador. Lo deslizo por su cuerpo sin molestarse en ponerse ropa interior.

Pero se quedó en el lugar helada al escuchar la vos de Peter.

—¡Señora Pérez! ¡Qué lindo recibirla!

Y luego la voz de su madre.

—Realmente es bueno ver a un hombre semidesnudo abrir la puerta del departamento de mi hija, pero me pregunto dónde está ella.

Y luego el taqueteo de los pasos de su madre que ella podría reconocer en cualquier lugar.

Nerviosa la chica se miró en el espejo y trato de desenredar lo más que pudo su cabello que parecía una melena de león, y se puso lápiz de labios rosa para luego salir corriendo de la habitación para llegar a la sala donde su madre estaba.

—¡Hola , mamá!—Dijo ella sonriendo ampliamente. Encontrándose con los ojos azules de su madre, que la miraron de arriba abajo con la misma desaprobación de siempre.

—Veo que no tuviste tiempo de ponerte un corpiño—Dijo la mujer, para luego girarse a ver el resto de la sala.

Inmediatamente Valeria miro su pecho y noto que el vestido celeste que llevaba puesto no hacía nada para disimular sus pezones, así que roja como un tomate se volvió a su habitación. Pero la voz de Patricia Pérez la detuvo.

—Siempre fue así, ordenada pero despistada. No pierde la cabeza porque se la pegue al cuerpo.

Una hora después, los tres estaban sentados alrededor de la mesa de café de la sala, tomando te que Peter había preparado.

—Dime, Peter, ¿Siempre haces labores femeninas de la casa?— Preguntó la mujer rubia , luego de haber tomado un sorbo de su té y haberlo dejado en la mesita de café, se  cruzó sus piernas mientras acomodaba la falda roja que llevaba.

Peter no puedo evitar pensar que parecia una mujer sacada de una película vieja, con su cabello rubio perfectamente acomodado en un peinado alto, su camisa blanca con volados, una chaqueta roja que combinaba con su falda, sus medias color piel y sus zapatos de tacón negros.

—e-e-h—Dijo él sin responder a la pregunta, mirando a Valeria nervioso.

—Peter me ayuda con la cocina, sí, ¿Acaso tiene algo de malo?

—No, claro que no, solo me pregunto si no tiene cosas mejores que hacer, como un trabajo—Comentó Patricia para de nuevo tomar su taza de té y tomar un sorbo, mientras sus ojos observaban a Peter.

—Trabajo como fotógrafo en el mismo periódico en el que escribe su hija— Respondió el rubio, Valeria sabía que estaba a la defensiva y que odiaba  a su madre desde ya.

—huh…interesante—Respondió la mujer para luego, dejar el té en la mesa y levantarse del sillón.

—Mamá, ¿Qué haces aquí?

—Simplemente me pregunto, ¿Que intensiones tiene este muchacho que ha estado viendo a mi hija por dos meses? Él cual nunca me mencionaste por cierto.

—¿Cómo te enteraste?

—Gustavo me conto, por supuesto.

—¿Desde cuando hablas con él?

—De vez en cuando charlamos sobre ti.

—Dios mío, los odio a ambos—Respondió Valeria para levantarse del sillón, y correr fuera de la sala.

Dejando a Peter con Patricia, quien seguía juzgándolo.

Pero no se fue lejos, se quedó a unos centímetros de la puerta, escuchando como la conversación seguía.

—Así que, Peter, dime quienes son tus padres.

—Mi madre se llama Beth, ella nació en Gran Bretaña, coleccionista de obras de arte, en uno de sus viaje conoció a mi padre, Leandro, quien no era una artista conocido en ese momento. Y a los nueves meses nací yo, ella decidió quedarse aquí y el resto es historia.

—¿Nunca consideraste ir a Londres?

—Creo que encontré una razón para quedarme aquí—Respondió el rubio, y Valeria podía imaginar la sonrisa que estaba dibujada en sus labios.

Pero la castaña estaba temblando detrás de la puerta. Nada de lo que Peter había dicho había sido escrito por ella. Lo que esto significaba estaba haciendo que reconsiderara su estado mental.

Si disfrutaste el capítulo por favor comenta y dale like.

Mi Twitter es : @florsaezescribe .

Mi Instagram es : @florenciasaezisapotato  .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s