Los  chicos que rompieron mi corazón a través de Tinder.

Notas:

  1. Si estas en Tinder y te identificas con alguno de estos perfiles, no te sientas atacado, porque esa no es mi intención, estoy hablando de mi experiencia, con personas que no son tú. Cada persona es un mundo, hay personas amables en Tinder, esta es solo mi experiencia y opinión. No te sientas lastimado, porque no es esa mi intención.
  2. Todos los nombres que aparecen en este post son inventados.
  3. No estoy diciendo que no entres a Tinder u otras apps parecidas , o que la app en si es mala, solo digo que no la recomiendo.

Los  chicos que rompieron mi corazón a través de Tinder.

Un hermoso día de marzo nació una princesita llamada Florencia. Esta princesa al estar rodeada de tantas personas se volvió tímida, con el pasar de los años solo le contaba sus secretos a su perrita “Uma” y durante  horas escribía poemas en su cuaderno con tinta.

Los años cayeron como gotas de lluvia, y finalmente el amor toco la puerta de la princesa. Pero no era un príncipe, no era un caballero, no era un campesino, era una aplicación.

Una aplicación que prometía hacer que se encontrara con el amor de su vida, Florencia sonrió para si misma y descargo la app en su celular.

¡Y que sorpresa!

Tinder funciona de la siguiente manera, entras, te registras, subes tus mejores fotos donde ningún granito se te ve, y eliges con quienes quieres encontrarte.

En este caso la princesa Florencia eligió lo siguiente:

Hombres.

A 50 kilómetros de distancia.

Entre 18 -31 años.

Toco  la flamita en la parte superior de la pantalla, y aparecieron las fotos.

Los hombres se pasaban por la pantalla de su celular en fila, ella le daba Likes a las personas que le atraían, y si ellos también daban Like , juntos creaban un Match, que permitía abrir un chat para que se hablaran.

giphy (16)

Y así la princesa conoció a 6 tipos de personas.

El exhibicionista.

Este campesino se excita sabiendo que millones de latinos están viendo sus…partes personales. Simplemente lo prende como un incendio forestal, pero nunca muestra su cara. Cuando le hablas  te llama bebe o pequeña, y quiere saber cuándo se encontraran, él prefiere que sea lo antes posible.

O simplemente quiere que intercambies fotos con él en WhatsApp, puede que pida videos.

El musculoso.

Este caballero trabajo siglos en su cuerpo, y quiere que lo admires y llenes de frases dulces que describan como sus  omoplatos conquistan tu corazón. A diferencia de lo que podrías pensar no hablan solamente de deportes, pueden hablar de cualquier tema, pero suelen volver a ellos mismos la mayoría del tiempo.

Tu amor del secundario.

¿Recuerdas ese chico de tu escuela mayor que tú? Bueno, él está en Tinder, más hermoso que Narciso, y está esperando tu Like. Lamentablemente nunca responde, solo quiere saber que no perdió su toque de sensualidad consiguiendo muchos Matches. Es una tentación que no te puedes resistir.

El que tiene un millón de amigos.

Este príncipe puede ser hermoso como George Clooney, o Golum de El señor de los anillos. Pero nunca lo sabrás, ¿Por qué? Porque en sus fotos tiene un millón de amigos junto a él, y nunca sabes a quien le estas dando Like. Solo queda apretar el botón si quieres arriesgarte.

El que hace un millón de actividades.

Este príncipe hace trekking, crossfit y taichí. Ah, y también va a un asilo de ancianos a leerles el diario. Parece perfecto, el tipo de chico que te llevara a sus caminatas, para charlar y de paso tú te pones en forma ¡Pero nunca tiene tiempo para verte! Y si vas con él mueres en el proceso de seguirle el ritmo.

El extranjero hermoso.

Ni Leonardo  da Vinci pudo pintarlos mejor, sus nombres son exóticos, como Anton o Felix. Todos rubios de ojos azules o verdes,  narices perfectamente respingadas,  sonrisa ladina y dientes perlados. Con solo verlos le das Like sin siquiera leer lo que dicen en sus perfiles. Pero nunca responden, ya que tienen cosas mejores que hacer que estar en sus celulares.

picky

Entre todos estos tipos de personas, la codiciada solterona Florencia conoció 4 príncipes.  Que en realidad eran sapos que no querían salir del pantano para recibir sus besos que los convertirían en reyes.

Federico, el que hace un millón de actividades:

Sus fotos parecían demasiado hermosas para ser ciertas. En la mayoría estaba jugando al futbol, en el gym o con su abuela, tenía una remera con el número 14, pero la mejor foto era la de él con su madre, simplemente sonriendo a la cámara con su pelo perfectamente desordenado.

Hablar con este chico era difícil, y eso debería haberme alarmado, siempre hablaba sobre el mismo, sobre su posición política, religiosa o sobre su ascendencia italiana. Yo respondía vagamente sin darme cuenta de que esto era un problema, siempre le escuchaba. Pero lo peor es que me conto un secreto que me puso bastante incomoda. Básicamente se vengó de una chica que lo había tratado mal en su pasado. Yo no creo en la venganza. Pero lo deje pasar. Aunque realmente me puso incomoda.

En la cita ¡Que sorpresa me lleve! No se parecía mucho a la foto, no era el mismo chico atractivo, era bastante bajo (Yo mido un metro setenta y tres) Y tenía una barba que me hacía pensar en mi padre.

Pero eso pude aceptarlo a los cinco minutos, el problema es que solo hablo él. Toda la cita, que duró tres horas, y lo que no me molesto en WhatsApp me molesto en persona. Me sentía una muñeca Barbie que no podía hablar aunque su alma gritara.

No volví a hablarle.

Gustavo, el musculoso:

Rugbista, alto, moreno, consciente de lo hermoso que es. Si tuviera que describirlo como persona, diría que fue un lindo mentiroso. Y yo caí como tonta en sus mentiras, él decía querer una relación seria. Salimos 3 veces, donde me hablo de su ex que según él era una loca acosadora.

Después desapareció, como una visión en el desierto.

Yo me la pase pensando que había hecho algo malo, ya que él había cumplido todas mis expectativas. Buscaba lo mismo que yo, y no se comió toda la conversación, sí, no pido mucho.

Meses después volvió diciendo que él nunca busco una relación seria, y se disculpó.

Yo agradecí no haber salido de vuelta con él.

Ramiro, el que no hace un millón de actividades:

Ramiro es su propia categoría, por más extraño que suene, se la merece. Rubio, hermoso, con anteojos encantadores, alto, delgado. Es atractivo a simple vista, y es interesante en personalidad. Inteligente, geeky, y gracioso.

Pero no tiene tiempo para escuchar tus problemas, o salir contigo. Salimos una vez, y las otras veces fueron mini encuentros porque él tenía que estudiar. Todo el día. Hasta los fines de semana.

Me canse , y le dije que  no quería saber nada con nadie.

Lucas, el musculoso con un millón de actividades:

Moreno, alto, artista, que no era musculoso pero se comportaba como uno, y estudiaba para ser contador aunque su pasión era el arte, solo quería dinero. Se la pasaba estudiando, creando obras maestras, o escribiendo.

Parecía el Match caído del cielo, hasta lo bese en la tercera cita.

¿Qué paso?

Me bloqueo, por rara. Le dijo a una ex amiga mía que no buscaba lo mismo que yo, y que a mí me gustaban cosas raras como los videojuegos.

Agradezco a la vida por haberme separado de ese muchacho.

alone

La verdad es que esta princesa se ríe al pensar que siquiera le dio una oportunidad a estos sapos pero al mismo tiempo sé que me ayudaron a aprender, a valorarme. Pero no recomendaría que otras personas pasen por lo mismo.

Por eso les digo a todos los que estén pensando entrar a Tinder lo siguiente : Entren sin expectativas, allí es poco probable que encuentren el amor. Casi imposible, ¿Conocen a personas reales que hayan encontrado una pareja estable allí? No. Es por algo.

Les recomiendo que entren allí si desean chatear con alguien, para pasar el rato. Pero hasta ahí llega su uso.

Badoo, Bumble, Coffe meets bagel, Happn y finalmente Tinder, son todas iguales. Su objetivo no es conseguirte una pareja, ellos ganan en el momento que descargas la app, hasta allí llega todo.

Tanto si te identificas como hombre o mujer, o algo en el medio, recibirás los mismos mensajes. Donde te invitan a encuentros sexuales, o quizás crean una larga charla que siempre llega a lo mismo.

¿Qué buscas?

Respondan con honestidad, pero no esperen lo mismo del otro. Ese es otro problema, muchos hombres y mujeres mienten, esperando que uno afloje y sucumba a los deseos del otro.

Pero lo peor de todo, que puede suceder seguido en estas apps, es que el perfil que ves allí sea mentira, fotos de famosos, o Youtubers no tan conocidos, o deportistas que no vemos todos los días. Hay que tener cuidado , sacar captura de pantalla del perfil y buscarlo en imágenes de google.

El problema es que si eres como yo, y te sientes sola, la verdad duele. Te cuesta crear relaciones, no tienes muchos amigos que te presenten a otras personas, y estas buscando a alguien que te entienda. De repente los fracasos de Tinder y demás apps, pesan.

single

Pero no pierdas la esperanza. Hay una respuesta.

Esperar, realizar actividades que te ayuden a socializar, y esperar un poco más. Creo que hay una persona para cada uno de nosotros, no nos distraigamos con estas apps, hagamos conexiones reales. Forjemos amistades, y  veamos si llegan a  algo más.

 

Florencia Saez.

 

 

Mi twitter: @florsaezescribe  .

Mi Instagram : @florenciasaezisapotato .

 

 

 

Un comentario sobre “Los  chicos que rompieron mi corazón a través de Tinder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s