Writing about you: Capítulo nueve.

 

Valeria Pérez no podía creer lo protector que era Peter, luego de que él la dejara en la puerta de su departamento, el chico espero media hora para llamarla por teléfono.

—¿Estas segura que estas bien?—Pregunto él del otro lado de la línea.

—Sí, Peter, no te preocupes, no dejare que Julián me arruine la noche—Aseguró ella, mientras caminaba por su oficina.

—Hay algo que quería decirte, pero soy muy cobarde para decírtelo cara a cara—Admitió el muchacho, haciendo que el corazón de la chica se acelerara.

—¿Q-Que cosa?

Entonces el timbre del apartamento sonó con fuerza, haciendo que la chica saltara en el lugar.

—Tranquila, yo espero—Dijo Peter, Valeria podía imaginar la sonrisa con la que hablaba.

La castaña salió de la oficina con el celular en la mano, y camino hasta la puerta para sacar el seguro y abrirla. Encontrandose con el rostro moreno de Julián.

—¿Julián? ¿Qué haces aquí?— Dijo ella olvidando que la llamada con Peter seguía en pie.

—Solo quería hablar contigo, sin el rubio ese metiéndose—Expreso el chico, con una sonrisa que ella antes habría encontrado encantadora, pero ahora solo la ponía incomoda.

Sin responder, Valeria puso el celular en su oído, iba a decirle a Peter que le hablaría después…pero él ya había cortado la llamada. Aún más nerviosa ella colgó la llamada también, y le hizo lugar a Julián para que pasara.

Una vez dentro, él entro como si recordara perfectamente el departamento y se sentó en uno de los sillones de la sala, ella vio todo con una ceja levantada pero se sentó enfrente de él.

—¿De qué quieres hablarme?—Preguntó la castaña.

—Sé que no terminamos en los mejores términos, pero quiero decirte que me arrepiento, quiero disculparme y empezar de nuevo. Sé que hay una conexión entre nosotros, ¿Tú no la sientes?

—Julián, no terminamos en buenos términos porque no había empezado nada, salimos un par de veces, nos dimos un beso pero eso es todo. Admito que en su momento me dolió que te desaparecieras de la nada, pero ya lo supere, y espero que tú también lo hagas.

—Es por ese rubio, ¿Verdad?

—Ese rubio se llama Peter, y es más caballero que tú—Valeria sabía que era un golpe bajo, pero creía tener derecho a hacerlo.

—Así que por eso pasaste de intentar hablar conmigo a ignorarme.

—Se dieron vuelta los papeles, Julián, yo ya no te buscare nunca más. Porque ahora lo quiero a él—Julián asintió, sus ojos perdidos, parecía estar asimilando la información, pero luego de unos segundos se volvió a mirarla a ella.

—Solo piénsalo ¿sí?, no quiero que nos quedemos pensando en cómo podría haber sido nuestra relación—Valeria estaba por refutar las palabras de él, pero este  la detuvo con un gesto de su mano—Solo piensa en nosotros.

—Creo que deberías irte, estás perdiendo tu tiempo—Dijo Valeria, para luego levantarse y caminar hasta la puerta, él la siguió, pero cuando ella abrió la puerta el muchacho se inclinó y beso su mejilla. La muchacha no pudo evitar sonrojarse, y él sonrió al ver su reacción.

Cuando Julián salió, ella cerró la puerta de un portazo. Maldiciendo sus reacciones y su corazón.

Desbloqueo su celular, y abrió su chat con Peter. Él le había enviado un mensaje.

Peter:

Perdona, no quería escuchar la voz de ese tipo.

Valeria:

No deberías sentirte amenazado por él, no es nadie importante.

Peter:

Sé que paso algo entre ustedes. Cualquiera se sentiría un poco celoso.

Valeria:

El tema es que no sucedió nada, Peter, Julián  fue una casi relación. Si es que eso existe.

Peter no respondió, ella se dejó caer en el sillón y cerro sus ojos. El recuerdo de Julián Oro consumió su mente.

—Eres muy linda, ¿Lo sabes?—Pregunto él, acercándose a ella hasta que sus narices se rozaron.

Julián Oro la había acompañado hasta la puerta de su casa, luego de una cita que parecía soñada, el moreno escuchaba todo lo que ella decía, no le importaba si hablaba mucho, pago la comida, y le compro un helado a la vuelta.

—Gracias—Respondió ella, pero a penas termino de hablar él elimino el espacio entre ambos con un beso.

Un beso que dejo a Valeria flotando todo el tiempo que estuvo en el ascensor llegando a su piso. Fue un beso tierno, casto, lleno de inocencia.

Pero entonces Julián Oro dejo de hablarle.

No respondía sus mensajes.

Y finalmente desapareció de su vida.

“Julián nunca fue ni será mi novio, no quiero que lo sea, quiero a Peter.” Pensó la chica para luego levantarse del sillón e ir a la cocina para prepararse algo para comer.

Si disfrutaste el capítulo por favor comenta y dale like.

Mi Twitter es : @Florsaezescribe .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s